10.21.2006

4.- El primer pase

Fran no para de hacerme señas con la mirada hacia el más alto de los tres clientes con los que está Giovana mientras ella rie sus gracias, coge al más alto y a su compañero de la derecha por sus cuellos y se dan los tipicos besos en las mejillas, con suavidad, casi evitando el beso de ellos. Hay que cuidar el maquillaje, que dure el maximo tiempo posible en perfecto estado. Se roza, descarada, contra el cliente de la derecha. A mi ni me mira y me da cosa meterme en su terreno, quizás esté esperando que algunas compatriotas suyas acudan a los clientes, a lo mejor le hace alguna seña a alguna. Fran mientras saca brillo a una botella no para de señalarme al más alto y yo espero que me lo señale Giovana que sigue con los dos abrazados, no se que le cuentan, supongo que algo aburrido o escuchado miles de veces, no para de sobar al que tiene a su derecha, suelta al más alto para desabrocharle al otro un botón de la camisa y acariciar el abundante vello de su pecho, ya me imagino lo que le está diciendo: "me encantan los hombres como tu, así, varoniles" el chico se sonroja. En un movimiento casi imperceptible Giovana me mira, son decimas de segundo, después mira al chico alto. Giovana no parece la persona más generosa del mundo, así que no creo que me esté dejando al mejor cliente para mi, pero también me lo señala Fran.

Dejo de mirar para los lados y de reojo la escena, fijo mi mirada en el chico alto que ahora mismo está hablando con su otro compañero, dispuesta a exhibir la mejor de mis sonrisas, me mira, sonrio y le guiño un ojo, aún no me acerco, Giovana vuelve a señalarmelo yo sigo mirando hacia él. Parece timido, mientras Giovana dedica sus atenciones al chico de pelo en pecho él no sabe a donde mirar, parece que tampoco tiene mucho que hablar con su compañero, doy unos pasos como quién no quiere la cosa, como quién estira las piernas y me coloco más cerca de él, mi movimiento llama su atención, me mira de nuevo, muevo mis labios mientras le sonrio, que los pueda leer claramente aunque yo no hable: G-U-A-P-O, el habla

-Guapa tu

Doy tres o cuatro pasos más y me pongo a su altura, lo cojo del hombro para que se incline y baje a la altura de mis labios, las botas tienen taconazos y plataforma y aún así no le llego a la oreja, sonriendo. Siempre hay que sonreir, aunque por dentro estés tragando bilis, no con una sonrisa que parezca excesiva ni forzada, basta con pensar cosas agradables, en alguien que te cae bien quizás. Cuando se coloca a mi altura le doy un beso en la mejilla, le susurro al oido que me gustan los chicos como él, altos, eso llena su ego, sabe que no hay muchos que superen el metro noventa y cinco que gasta él. Bromea con lo atrevida que soy, también le parezco simpatica, me presento y le pregunto por su nombre cuando me lo dice vuelve a darme dos besos, huele bien, supongo que a masaje de afeitar, me agradan los chicos que se arreglan para venir a junto de nosotras. Bromea conmigo, como me resulta guapo tendré que hacerselo gratis.

-yo gratis te hago de todo mi cielo, pero ¿a que tu me harias un buen regalito?

Va directo al grano y pregunta cuanto es el regalito. A mi no me gusta ser tan directa.

Hace un momento entraron dos clientes, hay dos rumanas al fondo que no hablan con nadie, ya fueron a junto de ellos, soltaron su descarado "¿qué? ¿tu follas?" los clientes se rieron y las dos se largaron con viento fresco, ahora con ellos hay dos brasileiras, con un poco más de paciencia seguro que les sacan algo.

Le pregunto si va a menudo por el Tucán, el me pregunta, casi afirma, si soy nueva, contesto lo obvio y hablamos sobre que ya se había fijado, no se hace mucho de rogar y me cuenta que tendrá un buen regalito para mi si subimos, pongo cara un poco de circunstancias y le pregunto si sabe los precios de "la casa". Es lo bueno de trabajar en un club, cobres lo que cobres los precios son "de la casa", eso te evita el que regateen. La mayoría de hombres creen que así es, y no hay tal, lo que ocurre es que aunque en la mayoría de clubes nos den libertad para ponernos precio solemos tener todas el mismo ¿para que ponerte más? se irian con otras y si te pones menos las otras a lo mejor te explican las leyes no escritas del sindicato de las putas.

Si está dispuesto a hacerme un "regalito" a lo mejor quiere regalar algo más y ahora aún no van a entrar muchos clientes, a lo mejor antes de la cena me hago un par de copas o una botella de champán. Pregunto, mimosa, abrazandolo por la cintura, rozando mi pecho contra el suyo, si va a tardar mucho en beber su copa.

-¿Tienes prisa para que te estrene o qué? -dice el bobo prepotente-
-no, solo que tengo sed y me preguntaba...
-Fran ponle una copa a Miriam -dice casi gritando-

La copa es de treinta euros, mitad y mitad entre la casa y yo. La copa no es copa, normalmente es una bebida que ya le has dicho de antemano a los camareros, te la sirven en un vaso corto y generalmente no tiene alcohol, no podriamos resistir medianamente serenas todas las copas a las que pueden llegar a invitarnos, en mi caso se trata de Nestea simulando un par de dedos de whisky. Hay clubes que tienen botellas trucadas para las chicas, meten en una de J&B, por ejemplo, Trinaranjus de manzana o cosas similares, otros como el Tucán ni se molestan en esa tontería, las sirven bajo el mostrador y nos la ponen en la barra, si un cliente se pone cabezón con que quiere ver lo que tomas (y lo que paga), pues no te queda otra, te bebes una copa de lo que más te apetezca pero normalmente no suele ocurrir, al cliente le da igual, generalmente paga por tu compañia y le importa un bledo lo que tu bebas. Ofrezco a mi cliente brindar por él, él brinda por mi , respondo que por los dos, después me mira y dice que no se cree que esté con una tia como yo, y encima "a estrenar", me hace gracia en un club escuchar frases de ese tipo, pero bueno, si es su gusto pensar así...

Giovana sube con su cliente, lo lleva de la mano hacia las escaleras de los cuartos, al mio le da por bailar agarrados, un horrible vallenato que alguna colombiana habrá puesto en la maquina de discos, simulo que me encanta y aprovecho para meter mi pierna entre las suyas y cogerle por las nalgas mientras lo miro, quiere besarme y rehuyo disimuladamente el beso, ofrezco el cuello, lo roza con sus labios. ¡Que raro!, al otro chico no se acercó ninguna, solo las rumanas vinieron aquí desde que subió Giovana, las despachó enseguida.

Mi cliente termina su copa y me pica: "¿quieres un regalito?", respondo afirmativamente, le digo que me tiene muy excitada, que me encanta como baila (no tiene ni idea, pero conviene alimentar su ego).

Normalmente a los clientes les informas de los precios de la casa, en éste caso parece que no hará falta, ya los conoce, es él quien me coge de la mano y tras un "vamos" sabe muy bien a donde dirigirse.

Al llegar arriba saluda a la Mami por su nombre y ella le corresponde de igual manera. Mami pelotea que da gusto mientras yo cojo mi neceser del casillero que está detrás de Mami.

-Hay que ver que buen gusto tienes, te enrollaste a la mejor y encima nueva, no te quejarás eh
-dirás que me enrolló ella a mi, menudo arte. Siempre que subo con alguna dices que es la mejor
-cariño... es que ya lo sabes, aquí tenemos lo mejor de lo mejor

Ya pagó y yo estoy detrás de él, lo cojo de la mano, tampoco es cosa de estar allí de parloteo con la Mami.

-Es una horita nena, haz que lo pase de maravilla
-si Mami, sabes que no hay fallo

Mami no tiene ni idea de como trabajo pero conviene que el cliente crea que estoy allí por que la casa confia en mi. Me gustan los clientes así, conocidos del personal, con ellos hay una garantía de que, haciendolo medianamente bien, no tendrás problemas, pueden querer cualquier cosa rara pero suelen ser de fiar. Este además es un buen cliente, una hora son cien euros, la casa se queda seis, para mi el resto.

Que encanto de cliente, no quiere nada especial, le pregunto que le gusta hacer y responde, lisa y llanamente: follar, y se rie, como si yo preguntase una tontería, hago como que me disculpo, bueno ya sabes, hay gente que tiene vicios raros...

-yo no, a mi me gusta follar normal, follar bien pero normal -dice sonriente mientras se desviste.

Me quito la ropa descarada, delante de él. Cuando me voy a sacar las botas me pide si me las puedo dejar puestas.

Pues que faena, ¡un polvo de una hora y el muy cabrito quiere tenerme con botas!. En los pases de media hora me encanta que me lo pidan, se gana tiempo a la hora de vestirse y volver a bajar, pero en una hora da tiempo a ponerse varias veces las botas. Disimulo y sonrio.

-Mmmmmmmmmm, me encanta hacerlo con las botas puestas -le digo sonriendo, con cara de vicio- ¿te gustaría que te lave yo?
-no te molestes, se hacerlo solo, además voy a darme una ducha ¿te quieres duchar conmigo?

¡La madre que lo parió! ¡ahora quiere joderme el pelo!, lo miro como riendome y a la vez poniendo un gesto de fastidio.

-cariño, me he gastado un dineral en la peluquería -le digo mostrandole un mechón de mi pelo-
-bueeeno -accede mientras camina desnudo hacia la ducha-

Me tumbo en la cama casi desnuda, solo con las botas, del neceser cojo un poco de KY y lo dejo en mis dedos de la mano derecha. Mientras escucho el agua pienso que no comencé mal en el Tucán, un buen cliente, agradable, quizás un poco prepotente para mi gusto pero educado, hasta podría resultar simpatico. Los clientes, me imagino, que en un club se comportan un poco como nosotras, es posible que finjan bastante, quizás quieran darse un aire que suponen nos resulta agradable, el agua de la ducha paro de correr. Abro mis piernas y comienzo a acariciarme, no por que quiera darme placer ni mucho menos, me unto el KY en mi sexo seco, meto los dedos indice y corazón un poco en su interior, los saco y froto a todo lo largo, sigo frotandome tratando de pensar en algo agradable, al momento sale del baño chorreando agua mientras se seca con la toalla

-estás caliente ¿eh?
-es culpa tuya

Se rie con suficiencia mientras termina de secarse, cuando acaba se tumba a mi lado, coge un cigarrillo de su cajetilla y lo enciende, yo me giro hacia él y comienzo a hacer mi trabajo mientras el fuma placidamente ajeno a todo.

-¿a que no besas en la boca?
-mmmmmmmmm, no me gusta mucho -lo digo casi como disculpandome-

El mueve los hombros mientras expele el humo del cigarrillo, como si no le importase gran cosa, pero estoy segura de que le importa, me subo encima de él y beso su cuello con besos suaves y prolongados, desde el centro del cuello hasta el lobulo de su oreja, entre mis piernas, en mis muslos siento la dureza de su polla. Me siento a horcajadas encima de él, mando mi mano hacia atrás y acaricio sus testiculos, cojo su polla dura.

-vaya, tenias ganas

El apaga el cigarro en el cenicero mirandolo de reojo, después se queda mirandome mientras yo lo masturbo despacito. Su cara es el vivo reflejo del deseo. De todo lo bueno y malo que puede tener ser puta esto es algo que me gusta, ver que un hombre te desea, depende del hombre, claro, algunos te da asco que te deseen pero que se le va a hacer, son gajes del oficio.

Me coge con sus manos por mi cintura y trata de alzarme, casi puede conmigo que soy muy poca cosa, quiere metermela ya

-tranquilo... -le susurro con suavidad-

Bajo mi cuerpo y le doy un ligero beso en sus labios, acerco mi mano al neceser y cojo un par de preservativos, lo miro mientras trato de que mi rostro también muestre deseo, me muerdo el labio inferior, dejo uno en la mesita y el otro lo mantengo en mi mano, recorro su cuerpo con mis labios, hacia su polla, le coloco el preservativo y se la chupo. El hombre que va de putas y no quiere algo especial espera al menos que hagas bien, muy bien, lo basico: chuparla y dejarte penetrar en dos o tres posturas, terminando casi siempre en un misionero o tu a cuatro patas y eso es lo que hacemos, solo que él es comodón y ni se menea ni da trazas de menearse mucho, cuando me canso de chuparsela me subo encima, me la meto y muevo mis caderas en circulos, cuando llego al centro me alzo un poco sacando su polla y me dejo caer de nuevo, cada vez más rapido, cada vez más rapido, más rapido y veo en su rostro que está a punto de correrse, finjo un orgasmo, le clavo ligeramente mis uñas en sus pectorales, se corre como un bendito, yo aguanto un poco mi fingimiento, cuando salió la ultima gota de leche de su polla me tiro encima de él, con mis labios en su oido.

-me has dejado baldada, que bruto, ya decía yo que me gustabas

El no dice nada, sigue moviendo sus caderas arriba y abajo mientras yo voy sintiendo como su polla se va ablandando, la saco antes de que se ablande de todo, saco el preservativo y lo miro, como deleitandome

-mmmmmmm cuanta leche
-te gusta
-mucho, me gusta tu leche -lo digo anundando el condón-

Ni me gusta ni me disgusta, me da igual su leche, lo que me importa es que el condón no esté roto o cualquier cosa similar, le hago un nudo y lo tiro a la papelera. Voy al baño con el neceser, abro un grifo, que crea que me estoy lavando, el agua corriendo me dan ganas de orinar mientras me retoco el maquillaje. La ducha es tentadora. En el neceser tengo un gorrito de plastico, quizás haya suerte y el cliente no se quiera duchar conmigo. Salgo de la ducha con el gorrito en la mano.

-mira lo que tengo
-¿qué es eso?
-un gorrito de ducha ¿quieres ducharte conmigo?
-uf, se está tan bien aquí...
-¿te importa si me ducho mientras descansas?
-no, no, duchate

No está mal, me saco un rato las botas y me doy una ducha. No se por qué una ducha tras estar con un cliente me hace sentir bien, casi como si no hubiese existido ese contacto sexual con pago de por medio, como si hiciese de este acto algo más limpio, como si lavase de mi piel los cien euros que acaban de pagar por acariciarla, por follarme sin amor.

Salgo sin las botas y... ¡mi cliente está vestido!

-cariño... ¿tan mal lo hice? ¿no quieres repetir?
-no, no te lo tomes a mal, lo has hecho de maravilla, puedes preguntarle a la señora que cobra, siempre lo hago así
-pero has pagado cien euros y me fastidia que te vayas así
-bueno, te dije que te daba un regalito

Me abrazo a él y finjo suplicarle que no se vaya, le digo que creo que no lo dejé satisfecho.

-¿es por que no beso en la boca?
-jajajaja, ninguna besais en la boca, eso no me importa en absoluto

Trato de llevarlo a la cama de nuevo pero mi mente, a su manera, reza para que se vaya, se sienta a mi lado, se tumba, le hago arrumacos, desabrocho su camisa, el me abraza, casi parecemos dos novios, ella con ganas y él sin ninguna. Mira la hora y se rie.

-¿por qué te ries?
-me has puesto burrito otra vez y solo queda un cuarto de hora

Compruebo su paquete y efectivamente, está duro de nuevo. le desabrocho el pantalón y cojo el condón que queda en la mesilla

-me gusta como follas -le digo-

Quiero que esté excitado, tiene que correrse en un cuarto de hora, si me paso de tiempo me cobrarán seis euros más, no es que importe gran cosa en este caso pero es mejor que no. A veces te ves en esa tesitura, es mejor perder los seis euros y que el cliente repita contigo a ganarlos y se de sobra que pocas chicas hacen ésto, la mayoría hace rato que lo hubiesen dejado irse.

Lo monto y lo follo con fuerza, apretando mi coño en su polla, me gira y me folla él.

-¡Si! ¡si! ¡si! ¡más por favor! ¡más!

Suplico, grito, cierro los ojos y muevo mis caderas con fuerza, se corre de nuevo, miro mi reloj con disimulo mientras miento "¿como sigo yo trabajando ahora? que polla tienes hijo, me matas", él sale de encima mio y se saca el condón, se lo cojo sonriendo y lo miro, lo miro a él con picardía y lo tiro a la papelera. Faltan cinco minutos.

-cariño, que me van a multar
-que cabrones -dice mientras se abrocha el pantalón- con lo bien que follas deberian de felicitarte

Hago un mohín de disgusto mientras me pongo las puñeteras botas. Rapido el vestido, ya lo colocaré bien abajo, en el baño, el asunto es salir puntual de la habitación, antes de que Mami de dos toques, si puede ser que no de ninguno. Cierro el neceser y aún Mami no dio ningún toque, puedo despedirme de mi cliente con cierta calma, él está en la puerta esperandome, hasta parece un caballero y todo.

-venga corre -bromea- que te invito a otra copa abajo, que te enrrollas de puta madre.
-vamos, vamos...

Cuando salimos ya venía la Mami a darme el toque, la miro sonriendo a modo de triunfo, ella disimula y sigue caminando, la escucho meterse en alguna habitación por detrás nuestra. Dejo el neceser y bajamos al bar.

-Me esperas en la barra, voy al baño un momento
-si claro

En el bar hay algunos clientes, todos están con chicas ¿y Giovana?, me imagino que habrá hecho otro pase, no creo que siga con el cliente con el que subió. El mio bromea con su amigo

-¿Tu no follas o qué, marica?

Su amigo hace un gesto de fastidio, pienso que lo pillaron de rondón, a él no le gusta ir de putas pero hoy tocó, o se juntó con éstos dos por alguna otra razón, le pido en plan cariñoso que no se meta con él, que otro día le apetecerá.

-Que va, no sube nunca, solo viene con nosotros y se aburre aquí diciendo que no a todas.
-no es eso -replica- no me gusta pagar

Se hacen bromas los dos mientras yo trasiego mi copa, el chico que subió conmigo me anima a que lo provoque, a que lo excite sexualmente, le cuenta lo bien que lo hago yo en la cama. No me gusta ese juego y le pido que lo deje, le doy una caricia a su amigo en la cara y lo miro comprensiva

-¿tienes novia?
-si, si tengo
-es normal que no quiera subir entonces -digo mirando a mi cliente, sonriendo-
-bah, yo también tengo novia
-si amor, pero tu eres un toro, necesitas más sexo

El amigo se rie y pregunta ¿un toro?, vuelve a reirse

-éste es un golfo, que va a ser un toro

Entran clientes nuevos por la puerta, terminé mi copa y observo que las chicas están todas entretenidas con otros, no hay chicas para los nuevos, son dos señores mayores.

Me despido, cortes, del par de dos que están discutiendo sobre las bondades de ser fiel, un par de besos a cada uno y un susurro en la oreja del que subió conmigo: "me lo he pasado de maravilla", me da las gracias y me dice que ni la mitad de bien que se lo pasó él, me voy sonriendo de su lado hacia los dos señores que hablan entre ellos en la mitad de la barra.

Me acerco discreta, casi como pidiendo permiso, cuando se perciben de mi presencia llaman al otro camarero del que aún no se el nombre

-jodeeeer... material nuevo.

Vaya, "material", algunos necesitaban unas clases de saber estar, no se me borra la sonrisa. El camarero le da la replica, no le queda otra, en este negocio todos sabemos que paño cortamos.

-y material de primera, caballeros

Y ya que soy material como material me comporto, sin sentimientos, fria, los abrazo a los dos

-¿Y cual de los dos caballeros va a invitar a ésta mujer objeto a una copa?
-una copa dice... pues anda que no es cara una copa
a ver si me van a salir cutres
-a una copa y a diez -dice el compinche mientras pone sus dedos en mi barbilla y la gira hacia el otro- ¿no vas a invitar a esta criatura a una copa?
El otro pone gesto de no tener muchas ganas
-¿que sueles beber?
-el material de primera calidad, como yo, suele tomar champán del caro

Silban los dos, el camarero me mira y afirma con la cabeza, no me equivoqué, dos abueletes dispuestos a gastarse la salud, miro rapido por el bar buscando a alguna chica que pueda apoyarme, están todas ocupadas.

-¿Alguien como tu no tiene amigas o quieres todo el champán para ti sola?

Miro al camarero, su gesto es claro "todas ocupadas", hasta las rumanas, supongo que habrán subido con algún cliente. Una brasileña que está tomando una copa con un cliente se separa de él y me mira, comprendo, no va a sacar más de él y vendrá para aquí, sonrio mirando hacia ella aprovechando una estupidez que dice alguno de los dos abuelos. No se ni el nombre de la brasileira para presentarla, la veo caminando como quién no quiere la cosa, ya se despidió del chico con el que estaba, Le digo a los abuelos que les voy a presentar a una amiga, que seguro que les gusta, uno me advierte: "tiene que ser tan guapa como tu, si no nada". ¡que te den! tu lo que quieres es carne joven, te follarias a una escoba con patas mientras tuviese veintitantos -pienso para mi- camino unos pasos y hablo con la brasi al oido

-creo que son buenos clientes
-son -afirma- eu conhezo eles
-ven conmigo entonces ¿como te llamas?
-Natalia

Nada más llegar Natalia ya se agarró a uno de ellos, es más alta que él y el pobre abuelo está bizqueando con la exhuberancia carioca que tiene delante del rostro. Tras las presentaciones pregunto:

-A que tan buen material merece una celebración adecuada
-Jose -me acabo de enterar del nombre del camarero más mayor- lleva champán a nuestro reservado, pero del bueno eh

Me da la risa tanta presuntuosidad "nuestro reservado", bueno, eso indica que son asiduos, deben de ser gente de mucho dinero, los trajes van de mil seiscientos euros para arriba. Lo del champán del bueno ya se sale. Normalmente en los clubes hay Codorniú y Freixenet, éste ultimo es el champán del bueno, supongo que como es dorado cobran más cara la botella.

¡oh sorpresa!, a pesar de la zafia apariencia del dueño el camarero trae Moet ¿ésto a como lo cobran? ¿que me llevo yo?, nadie me dijo nada.

-me disculpan un momentito por favor, vengo ahora...
-claro, claro hija, ¿como no te vamos a disculpar?, pero vuelve eh

Voy hacia el camarero y antes de llegar ya puedo casi leer sus labios, Natalia y yo repartiremos trescientos euros de cada botella, me lo confirma cuando llego a su altura

-¿no te lo habian dicho?
-no
-bueno, es normal, eso solo lo beben ellos dos, luego te cuento

Cuando vuelvo a junto de ellos veo que Giovana y su cliente acaban de bajar y van hacia la barra, ¡que perra!, subió con el otro por que sabía que pagaba más tiempo. No se de que me quejo, yo hubiese hecho lo mismo.

Me agarra del brazo, sin brusquedad

-Si esos dos quieren más chicas avisame, te vas a llevar una plata muy grande
-si claro, no te preocupes, te llamo
Me habla rapido y al oido
-tira todo el champán que puedas a la maceta que hay en el reservado, cuanto más tires más pedirán, hazte la borracha dentro de un buen rato, no creo que suban, a veces lo hacen pero no creo.
-gracias Giovana, si quieren más chicas te llamo
-voy a cenar rapido, le diré a Jose que os ponga algo de picar, al menos así tu y Natalia comereis algo.
-gracias

Y Giovana va con su cliente mientras a mi me salta el corazón dentro del pecho, menos mal que las plantas de las macetas de los clubes son artificiales, que si no iba a acabar mal la pobre.

Me siento al lado del abuelo que me dejó Natalia, pero el que está con ella aprovecha para catar carne

-que bien te quedan esas botas -dice mientras da unas palmaditas en mi muslo-

Yo me hago la estrecha y hago como que no quiero, ellos rien y bromean sobre que salí algo monja, me van a pervertir.

12 comentarios:

nuez azul dijo...

¡30 euros la copa de nestea! :D :D :D

Pregunta curiosa: ¿te duchas siempre después de cada cliente? Lo digo porque, entonces, la piel debe de sufrir un montón.

Supongo que en el siguiente capítulo sabremos realmente si algún viejo verde de esos folla o no...

¡Quiero más!

antaviana dijo...

Muy interesante el relato ... seguimos esperando

solo una cosa referente al estilo, antes de este capítulo no sabíamos quien era Fran, nos lo quieres presentar asi de sopetón?

PUTA BABILONIA dijo...

Está muy bien... ya conocemos al personaje principal (la narradora), empezamos a familiarizarnos con algunos personajes secundarios, con el lugar. Ahora habrá que ver qué nos quieres contar con lo que nos cuentas, porque más allá de transmitirnos la experiencia de este mundo, desde el otro lado del mostrador, supongo que habrá intención de contarnos alguna historia... Qué divertido que una escritora nos invite a la gestación de su novela. Espero que te salga bien, en cualquier caso, a mí ya me tienes enganchado por el morbo, ahora sólo quiero que además me enganches con una buena historia. Un beso.

Miriam dijo...

No es una copa de Nestea entera Nuez Azul, son un par de deditos con hielo, una lata de Nestea da más o menos para cuatro o cinco copas de esas ;)

Antaviana: Se me ocurrió así ¿queda muy mal?.

Gracias Puta Babilonia, no se si lo lograré, espero poder hacerlo y al menos no defraudarte mucho.

antaviana dijo...

no no queda mal

de hecho mientras escribía el comentario se me ocurrió que era deliberado pero ya estaba lanzado y continué ... ;-)

1 beso

super_raton dijo...

Más, más por favor !!! :-)

greed dijo...

Este capitulo me parecio muy pero muy educativo.

Ibán dijo...

Gracias por este nuevo capítulo Miriam. Me ha gustado mucho tu sinceridad a la hora de relatarnos como vives tú el pase con un cliente.

Por otra parte, deseo hacer la siguiente consideración:
Leer cosas como las que tú cuentas aquí, a mí me sirve para confirmar que los hombres reproducimos una y otra vez modelos androcénticos en lo que respecta a la sexualidad y a la relación con las mujeres.
Además, los hombres en grupo hacen hacen ostentación continuamente de ese fantasma que llamamos 'virilidad'.
Pero, ¡que tontos somos!, que no aprendemos y somos incapaces de cambiar... (y seguirá habiendo hombres que áun sabiendo lo que sienten y piensan de ellos,en realidad, las mujeres que les "sirven" sexualmente, siguen acudiendo a la prostitución (y sobre todo) siguen ejerciendo unos roles sexistas producto de una socialización patriarcal.

Cada vez me siento con más frecuencia más tonto por pertenecer al género que pertenezco.

nuez azul dijo...

Uy, cuánto tiempo sin escribir!!

Si te ha abandonado la inspiración, dímelo que te la traigo de los pelos :p

greed dijo...

Iban, aun asi, eso es mejor que nada, y mejor que usar una muñeca inflable tambien.

Miriam dijo...

No, la inspiración no se me termina, el caso es tener tiempo, ganas... Muchas veces no coincide lo uno con lo otro, tengo ganas y no tengo tiempo o tengo tiempo y no tengo ganas. Ese es el problema Nuez Azul ;)

Anónimo dijo...

hola
no soy una chica así... pero en mis fantasías me encantaría serlo... son muy interesante tu historia y la de las chicas q trabajan ahí, espero pronto seguir leyendo mas...