9.18.2006

2.- Ambientandome.

La mami me lleva a un cuarto que según me dice es la oficina del jefe, parece más bien el salón de los horrores, está lleno de objetos que supongo le traen algunas chicas o compra en sus viajes, a cada cual más hortera: una figura antropomorfa tallada en caoba que representa a algún tipo de indigena, dos máscaras que parecen ser de un brujo de alguna tribu africana, un conjunto de arco y flechas que supongo recuerdo de su estancia en algún país ecuatorial, un ordenador con el teclado lleno de polvo y un montón de cds, algún papel sobre la mesa. La mami me extiende una ficha blanca

-Ya sabes como va ¿no?

Asiento con la cabeza y sonrio, le pido un boligrafo y comienzo a rellenarla.

Se que éstas fichas van a parar a los cuarteles de la Guardia Civil o comisarias de la Policía Nacional pero la verdad, me importa bien poco, hasta ahora nunca puse mi verdadero nombre ni mis apellidos, supongo que son una forma de control como otra cualquiera y que si un día ven algo raro investigarán pero no creo que vean nada extraño en un nombre tan inocente como el mio, siempre pongo el mismo, y el mismo número de carnet de identidad, antes me lo inventaba, con internet descubrí una página que me lo da inventado, con numeración y letra coincidentes. Nunca tuve problemas con esto y espero no tenerlos. Esto ya lo hice un montón de veces, aún así siempre me pongo nerviosa, supongo que tengo cierto miedo a que la mami o el propietario de turno me pida el dni, pasó una vez y no me quedó más remedio que poner mis datos verdaderos, no pasó nada del otro mundo, solo estuve preocupada unos cuantos dias hasta que un picoleto me dijo lo que ya conté, que a no ser que ocurra algo extraño esas fichas van directamente a un cajón, como mucho miran las de las extranjeras.

Generalmente un club de alterne es un hotel, un curioso hotel donde solo nos alojamos las putas, si la policia hace una redada sancionará al propietario por tener alguna que otra extranjera ilegal trabajando allí, él recurrirá la sanción alegando que lo que tiene es un hotel con discoteca o pub y que no es quien para controlar al personal que va o viene en su hotel. ¿Qué las chicas andan muy ligeras de ropa? ¿y qué? ¿donde hay una ley que prohiba vestir así?.

Vuelvo a mi habitación y continuo colocando mis cosas, ahora ya tranquila, sin la mami fisgandome la vida. Cuando termino compruebo de forma rutinaria todo el cuarto, es una manía como otra cualquiera, no hay ningún temor pero me gusta saber que todo está limpio y funcionando. Si tengo que reclamar algo, pedir que me cambien de cuarto o que me arreglen tal o cual cosa ahora es el momento, incluso es buen momento para irme si las cosas no están a mi gusto. Está todo en orden.

Los clubes de alterne no son buenos lugares para ser descuidada, hace ya un tiempo en uno que trabajé, hubo un registro de la policía, a una chica africana le encontraron veinte gramos de cocaina detrás del espejo del baño y se la llevaron, supongo que la metieron entre rejas, no la volví a ver, se desvivía jurando que la droga no era suya mientras la llevaban arrastras, que ya estaba allí. No hay nada raro tras el espejo del baño, ni tras las mesitas, ni bajo el armario. En un club del que me fuí como alma que lleva el diablo tras un bonito espejo de pared había una cámara de circuito cerrado, lo descubrí sin querer. Una compañera me había pedido un bote de perfume, se lo pasé lanzandoselo con suavidad por encima de la cama, no se como ella no lo cogió y golpeó el espejo haciendolo trizas, detrás había un agujero con la cámara de circuito cerrado, al mirar por el reverso del espejo se veía todo, lo que para mi era un espejo para los propietarios era un cristal. Puse a parir al matrimonio propietario de aquel club y me marché. Mientras yo hacía eso no paraba de escuchar ruido de cristales rotos en otras habitaciones, cuando salía por la puerta bajaban un montón de brasileiras, africanas, latinas y una portuguesa gritandoles de todo, menos bonitos, a los dueños, no se en que terminó la cosa. Es normal que se pongan cámaras de circuito cerrado en las habitaciones donde trabajamos, simplemente por nuestra seguridad, pero en las nuestras... ¿de qué?.

Hoy no voy a trabajar, no puedo ir a trabajar el primer día con estos pelos y ésta cara de cansancio, además, la noche es dura y puede hacerse muy pero que muy larga. Si eres nueva en un club tienes que dar la mejor impresión posible el primer día, la voz se corre enseguida entre los clientes de la zona: "hay una morenita que..." "la morenita es una maquina...." "la morenita tiene unos ojos preciosos...." y "la morenita esto" o "la morenita lo otro". Si estás hecha un adefesio la voz se corre también.

Salgo y le digo a la mami que necesito ir a la peluquería, si me puede decir donde hay una buena

-¿No vas a trabajar hoy? ¿sabes que tendrás que pagar igual?
-Si mami, no se preocupe, pero hoy no trabajo ¡mira como estoy de asquerosa!

A pesar de que le insisto para que no lo haga ella llama a una peluquería a donde me cuenta que va para pedir cita.

Le pregunto si el Tucan tiene algún taxista que le sirva, me da el número y me dice que lo llame, que diga que es para el Tucan. Normalmente los clubes tienen a algún taxista que les hace precio, fundamentalmente éstá para recoger y llevar a las chicas que viven fuera de los clubes, también traen pedidos urgentes, un medicamento, por ejemplo. Hay taxistas que también pueden traer unos gramos de farla, un poco de hachis, todo depende del dueño. Dios los cria y ellos se juntan.

Mientras espero al taxi me acerco a las chicas que están en la piscina. Antes he visto a una con el pelo muy bonito, cuando le pregunto si me puede decir a que peluquería va me responde con ese bonito deje colombiano

-¡ay mi amor!, por ahí, que se yo que ni me acuerdo...

Que hija de su madre, tarada envidiosa, vete a la mierda con tu joder suave -pienso- sonrío y le pido disculpas

-pensé que habias ido a alguna peluquería de ésta ciudad, disculpame.

Salgo de allí.

Una brasileira sale del recinto de la piscina, me mira y me hace señas para que me acerque, me dice que no le haga caso a la Mami, que me manda a junto de una amiga que me destrozará el pelo, lo mejor es que vaya a la peluquería de El Corte Ingles, es donde fue la colombiana. Le doy las gracias.

-Não acredite nesa mulher
-¿en la mami?
-nem na mami nem na Giovana

Supongo que Giovana es la colombiana y supongo también que se llevan mal la brasileira y la colombiana, claro que también es posible que la brasileira se lleve mal con todas.

Me monto en el taxi, el taxista me saluda simpatico, es un chico joven y parece agradable, correspondo al saludo y se extraña de que sea española

-ya ves, alguna tiene que haber de ésta tierra
-si, solo que es raro, hace siglos que no veía una de aquí

Me pregunta de donde soy pero le miento, tampoco tiene que saber mi vida. Le pregunto si conoce alguna peluquería, me asegura que puede llevarme a varias buenas pero caras

-¿Conoces a la que va Giovana?
-Si claro, va a la de El Corte Ingles

Me lleva, le digo que no me espere, éste servicio tendría que pagarlo yo y tardaré un rato, volveré al club con otro taxi.

-Si quieres me llamas eh, vengo a recogerte sin problemas.

Claro hijo, sin problemas y pagando, me gusta repartir el dinero y la puerta del centro comercial está llena de taxis.

Cuando llego al club ya abrieron, entro por detrás y están preparando la cena, les pregunto si hay algún sitio para poder asomarme a echar una visual, un freganchín me muestra con la cabeza una puerta, la entreabro y están las chicas y un par de camareros, debe de hacer poco que abrieron.

Subo. La mami está ya en su puesto con la caja y la TPV listas para comenzar a funcionar, lleva puesto una especie de uniforme que me resulta bastante curioso, parece el de una azafata, azul marino con botones dorados, tras el mostrador no veo si lleva pantalón o falda, también lleva un corbatín negro. Esto seguro que lo vio el dueño del club en un avión y le pareció superfashion y ahí está la mami vestida de esa guisa

-¡que pena que no quieras trabajar hoy! ¡estás preciosa!
-voy a trabajar, si me canso de noche paro y me vengo a dormir
-si cariño, mejor, siempre es mejor que no hacer nada, así aprovechas unas horas.
-¿y ese uniforme tan bonito?

Resopla y mueve la cabeza

-ideas que tiene el amo. Ve a vestirte anda, si quieres trabajar pronto empezarán a llegar los clientes.
-supongo que el local tiene luz negra ¿no?
-claro -me responde guiñandome un ojo-

Me pongo las botas "de mosquetera" blancas y un minivestido de licra a juego, blanco también, en la espalda una cinta del mismo color dibuja un zigzag, dudo si ponerme los guantes, mientras lo pienso me maquillo, los labios rojos, muy rojos, me pongo un colgante de bisutería, es un puñalito plateado colgado de una cadena, al final me pongo los guantes, no son unos guantes exactamente, solo cubren mis antebrazos hasta un poco más arriba del codo enganchandose en el dedo medio por un cordelito. En el neceser hay de todo, aún tengo un buen montón de condones mios, no me gusta usar los que te dan en las casas, suelen ser de esos del todo a cien y la verdad, yo estaría muy preocupada follando con condones chinos, prefiero gastar un poco de dinero y trabajar tranquila. Está también el strap y un vibrador más pequeño. Hay clientes que aún son medio virgenes y no es cosa de cebarse en ellos. Está el maquillaje, toallitas humedas, klinex, vale, todo bien. Respiro hondo antes de salir de la habitación. Tengo que volver a entrar, se me olvidaba el pintalabios que me he puesto, no es cosa de bajar después de un "servicio" a por él ni volver al pub con otro color de labios, puede que un cliente se fijase precisamente en tus labios y esté esperandote, no conviene desilusionar a quien te puede pagar.

La mami me ve pasar

-Cuando subas con alguno no te equivoques, tienes que ir para el lado contrario, no lo vayas a llevar a tu cuarto
-ya estás tu ahí para recordarmelo, mami

Entro en el bar por una puerta que da al interior de una barra, el camarero más proximo, un señor mayor, fuerte y con la cabeza afeitada, me indica amablemente donde poner el neceser y me piropea:

-¡jodeeeeer! ¡que se persigne cristo! ¡vas a hacerte todos los clientes tu sola eh!

Pregunto si no hay clientes, no veo a ninguno

-Tranquila, ya llegarán, te vas a hartar de clientes ¡Fran, has visto a la nueva!

Berrea a su compañero. sonrio fingiendo algo de timidez. Solo quiero que se calle esa bocaza, todas las chicas me están mirando y no me gusta esa situación. Salgo de la barra y me ofrece algo de beber, tengo derecho a dos copas de la casa, le digo que tomaré algo más tarde.

Casi todas están sentadas en unos taburetes que hay para ellas, alejados como un par de metros de la barra, busco uno libre para sentarme y vaya puñetera casualidad, los únicos dos que hay libres están a un lado y al otro de Giovana, hay que ver que cariño le tienen a ésta chica.

Camino hacia ella, seria, altiva, con el pelo arreglado en el mismo lugar que ella. No baja su mirada, yo tampoco. Mientras giro sobre mis tacones para sentarme en el taburete le sonrio mientras la observo

-me gusta como te dejan el pelo en el sitio que vas -le digo tratando de no mostrar ironía o burla-
-a vos también te lo dejaron lindo

Sonrie como si me desease todo el bien del mundo. Estoy segura de que le encantaría que mi taburete se rompiese, a mi también me gustaría que le ocurriese lo mismo, las dos nos removemos en nuestros asientos. La brasileira que me aconsejo lo de la peluquería está un poco más lejos, con otro grupo de compatriotas suyas, mirandome, una le comenta algo y ella sonrie mirando para mi. Yo decido mirar para la chica desnuda que sale en la pantalla de la maquina de discos, debe de ser la única en todo el club que no está deseando que se me rompa el tacón de una bota... o el taburete y que me rompa una pierna.

20 comentarios:

pompe dijo...

este segundo capítulo demuestra que sabes darle intriga al asunto, me encanta tu manera de escribir. un saludo

Mardedudas dijo...

Muy bien Miriam!!

Se te da pero que muy bien...

Ya arreglarás la forma más adelante, tú sigue así ;)

Por cierto... muchos de tus pasajes me suenan de cosas que me han contado jeje

Marilu dijo...

wow miriam me tienes inmersa en la historia me encanta. sigue asi y mientras seguire esperando el sig capitulo.
PD un comentario sin criticar, pusiste capitulo uno a este cuando debia de ser capitulo 2 o 1.1
besitos

Miriam dijo...

Gracias por vuestros comentarios.

Pompe: lo de los capitulos lo voy poniendo de momento, después pueden ser modificados según lo que vaya contando, de momento esas dos entradas pertenecen al capítulo primero. Quizás al final saque los capitulos por ser toda la historia continuada, sin grandes partes diferenciadas, aún no lo se, pero gracias por hacerme pensar en ello.

Mardedudas: creo que tengo muuuuuuuuuuuuuuucho que arreglar en cuanto a la forma y más cosas ;)

Casshern25 dijo...

Me gusta la forma que toma la historia, me gusta el uniforme de la mami, el despacho del jefe, la mala baba de tus compañeras y el taxista simpatico... seguiré leyendo.

Por cierto en http://ecos-sonoros.blogspot.com/ tienes un link... saludos.

Ender dijo...

me gusta pero me jode esperar tanto para que no cuentes nada, sabes crear expectación.

saludos
es un placer leerte

Anónimo dijo...

A mi por ahora, el aspecto descriptivo me gusta, la verdad, llevo varios dias mirando a ver si sale un nuevo capitulo.

Seguramente me intriga mas la originalidad de la tematica, viendo ademas que el tema es realista (casi todos los escritores cuentan algo autobiografico en sus novelas).

Por haber vivido o visto lugares y situaciones semejantes a las relatadas, la descripcion te habra resultado bastante mas facil que el conseguir despues una trama atractiva, de todos modos ya te digo que por ahora espero con ganas mas partes de la historia.

greed dijo...

Faaa! Muy bueno, me encanto, espero con ansias el proximo capitulo...

Y la forma de terminar estubo re buena...Si fuer auna novela televisiva seguro terminaria con un plano de enfrentamiento entre la protagonista y la colombiana y tal vez una banda sonora de rocky, como suele pasar en las novelas en situaciones de ese estilo.

Ibán dijo...

Me está gustando bastante. Eres muy descriptiva.
No entiendo porque te sientes algo así como mal vista por las demás chicas del club, según relatas en la parte final del apartado 'Ambientándome'... Quizá porque tú eres la única chica española con lo que esto puede significar para las demás "inquilinas" del hotel-club (todas ellas de otros países).

blas dijo...

Mucho mejor, mas relajada y suelta. Afina con las reiteraciones y creo que no habra quien se queje de tu estilo. La historia muy interesante.
Un saludo

Cal dijo...

No me puedo creer que las putas sean tan competitivas... Supongo que en el fondo es dinero lo que las mueve, pero no sé, me imaginaba algo de pique pero con mejor clima, más buen rollo.

Supongo que peco de inocente.

travis bickel dijo...

coño, dos capitulos y ya salimos dos taxistas, el que escucha la cope (entiendo que eso te cabree) y el simpatico. Es curiosa las relaciones que se llegan a establecer entre taxistas y putas, tambien daria para escribir un libro, aunque seguro que no tan interesante como el que se intuye éste. un saludo

nuez azul dijo...

correción pejiguera: dices "todas las chicas están mirando para mi". deberías decir "todas las chicas están mirando hacia mí/me están mirando/dirigen su mirada hacia mí".

se ve que las mujeres siempre tenemos que andar jodiéndonos las unas a las otras.

suuuuuuuuuuuuuupero interesante, me encanta, con una narración muy fluida y fácil de seguir.

creo que te voy a "menear".

nuez azul dijo...

ya estás meneada. ¡suerte! :)

Steam Man dijo...

Felicidades, me está gustando.

Y sobre todo apasionando la cantidad de detalles que estás dando que sencillamente desconocía... a seguir así. Un lector.

Leila000 dijo...

Hola por aqui Miriam!

Acabo de leer los 2 capis de un tirón...y si, me ha gustado la verdad. Además creo q puede llegar a ser muy interesante desde el punto de vista q pretendes dar (vamos, las vivencias de una prostituta).
Animo y sigue adelante!

anonimus dijo...

Pues sí querida Miriam, tu estilo no es depurado, ni puta falta que hace. Describes perfectamente la realidad y a las personas... yo entre ellas. Gracias por devolvernos a la tierra.

Enhorabuena.

anonimus dijo...

por cierto conozco dos clubs Tucan, y los dos están en Huelva... vaya punto Miriam.

Miriam dijo...

Buf... que abandonado tengo esto ;)

Pero que lo sepais, es solo falta de tiempo, aún así agradezco enormemente vuestros comentarios.

Iban, todo se irá viendo, poco a poco, es una blognovela, al final veremos como quedo, como me veo, como me voy...

Procuraré reiterarme menos Blas.

Cal, a veces he visto la guerra sin usar una sola arma.

Travis, las putas sin los taxistas... no viviríamos, o lo haríamos muy mal ;)

Gracias por tu corrección Nuez Azul, os invito a cualquiera a corregirme, yo no se escribir, solo es una afición y gracias por el meneno ;)

Gracias Anonimus. Me imagino que habrá más Tucanes, es un nombre muy de club, por eso lo use, eso si, en este no me refiero a ninguno que se llame así, digamos que es un invento en el que voy e iré metiendo la mezcla de muchos otros.

Anónimo dijo...

Merci d'avoir un blog interessant